Inicio
Paraguayo
Calendario Melocotón Paraguayo

Melocotón de forma achatada, donde en su interior alberga un hueso en el que guarda la semilla y que en algunas variedades está muy adherido a la pulpa y en otras se separa con facilidad. Su piel es lisa y aterciopelada. En el paraguayo la piel es de color verdoso y amarillento teniendo según su estado de madurez un alto porcentaje de su piel roja. La pulpa es de color blanco llegando a veces a ser color crema, compacta, carnosa y jugosa. El paraguayo, según la variedad, pasan por una extensa gama de dulces aunque ya de por sí es un fruto muy dulce.

Por su color se puede saber si está maduro o no, cuando la última mancha verde toma un tono amarillo es la señal de que ya está listo para ser consumido. Su olor tiene que ser suave, aromático y afrutado. Una vez comprados, es conveniente mantener los frutos que no estén maduros del todo a temperatura ambiente hasta que maduren. Si se guardan en la nevera ya maduros, se deben conservar separados de otras frutas.

Al contrario de lo que pueda parecer debido a su sabor dulce, el paraguayo no es de las frutas que más hidratos de carbono y energía aportan. Destaca su riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Entre su composición mineral sobresale el potasio, y en cantidades discretas, el magnesio y el yodo.

El abanico de vitaminas hidrosolubles que contiene es amplio, sin destacar tampoco en este caso ninguna vitamina en concreto. La cantidad de carotenos si que es más alta que la de otras frutas, lo que le confiere parte de sus propiedades dietoterapéuticas. Posee más cantidad de carotenoides, vitamina C y potasio que la nectarina. La provitamina A o beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y tiene acción antioxidante. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.