Inicio
Comunicación
27/09/2016
La historia de la uva en la Región de Murcia
Hoy en día el cultivo de uva es común en todos aquellos territorios del mundo que se caracterizan por tener un clima cálido. En España, hay provincias que tradicionalmente han monopolizado casi por completo el cultivo de uva de mesa tanto, en los mercados de aquí como fuera de nuestras fronteras. Estas provincias son Almería, Alicante y la Región de Murcia.

Murcia cuenta con cuatro zonas donde la producción de uva de mesa es más característica:
1. El Valle de Guadalentín, más concretamente en Totana, Alhama de Murcia, Aledo y Lorca.
2. La comarca del Altiplano con Jumilla a la cabeza.
3. La huerta de Murcia, siendo Molina de Segura y Santomera los máximos productores.
4. La Vega Media del Segura, exactamente en Cieza, Blanca y Abarán, en el cual se empezó a cultivar uva de mesa a partir de la Guerra Civil Española.

A raíz de las actuales tendencias del mercado de esta tradicional fruta murciana, donde destacan las variedades apirenas o sin pepitas, en el año 2002 se fundó la empresa de Investigación y Tecnología de la Uva de Mesa, para dar respuesta a la competencia de California o Italia que ya comercializaban con esta variedad sin pepitas. Además también se contó con el apoyo del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Agroalimentario y con el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias.

En la actualidad, Murcia dispone de 6.500 hectáreas aproximadamente de cultivos de uva de mesa y la mitad de ellos son de la variedad apirenas.

Transformación agrícola de la uva murciana.

Se envían al exterior unas 62.000 toneladas de uva de mesa, lo que representa el 50% de las exportaciones de España. Además, cabe recalcar que casi 1.000 hectáreas de cultivo de uva de mesa se rigen bajo las normas de Producción Integrada.

La producción integrada es el procedimiento de cultivo de vegetales los medios y herramientas de producción natural, reforzando así una agricultura sostenible con el medio ambiente. En este tipo de producción se emplean métodos biológicos y químicos esmeradamente elegidos y equilibrados, siendo conscientes de los requerimientos de la sociedad, la rentabilidad y el cuidado de la tierra.

Toda la uva de mesa que se cultiva bajo el procedimiento de Producción Integrada es aceptada por Entidades de Certificación de la Consejería de Agricultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y cuenta con un sello que la diferencia del resto como un producto de calidad aprobada.